A días nublados, chocolate caliente

El olor a lluvia sabiendo que no tienes porqué salir de casa, despertar con la sensación de que todo va a salir bien, un ratito con amigos, una comida diferente con el amor de siempre y cantar a todo volumen los maravillosos recuerdos que se esconden detrás de la letra de aquella canción.

Una taza de chocolate caliente, tu serie favorita y tu mascota como única compañía son, a veces, la combinación perfecta y necesaria para hacer de la niebla un lugar donde jugar. Los días sin sol no son sinónimo de tristeza, somos nosotros quienes decidimos cómo enfrentarnos a ellos. ¿Por qué no elegir una sonrisa como arma de defensa?

He conocido personas a las que el universo les guiñaba sin disimulo y estaban de espalda. También, aquel raro espécimen rodeado de sombras, pero con una luz interior lo suficiente fuerte como para no dejar la más mínima mota de polvo en su superficie, y, en ocasiones, ni en su interior.

Luego, nos encontramos con el común de los mortales, con personas como yo, y probablemente tú, que vagamos en la búsqueda de alargar la primavera y acortar el invierno, que tratamos de aprender de los segundos y olvidar a los primeros.

Leí una vez por ahí que la vida es como tú la quieras ver, como decían aquellas Palabras para Paula, que acostarte con un pensamiento positivo ayuda a que tu actitud mejore por la mañana, que dejar entrever tus dientes libera endorfinas, que los pasos hacia la positividad se dan poquito a poco, que tal vez sea difícil  un amanecer sin nada que perder, pero que cuando amanezca, nos pille sonriendo, aunque tan sólo nos sirva como analgésico. Porque, si podemos decidir, prefiero vivir en mi propio País de las Maravillas, por muchas Reinas de Corazones que haya que vencer, antes que perderme en las tinieblas.

Y recuerda. No dejes para mañana lo que puedes empezar a hacer hoy. Sed felices.

Anuncios

6 thoughts on “A días nublados, chocolate caliente

  1. Qué mensaje tan positivo 😀😀 Me encanta!! 😁 Yo soy de las que soy feliz con esas pequeñas cosas que dices, una tarde de sofá y manta (y libro) con un té en invierno, o un paseo a media tarde con la única compañía de la música del móvil en primavera… En fin, que quien no es feliz y positivo, es porque no quiere 😉 Un abrazo , Juan!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s