La nueva doctrina de fe

¿Y si todos nuestros problemas se resumen en una crisis de fe? ¿Y si nos hemos equivocado juzgando a aquellos que creen en algo a ciegas? ¿Y si nos hemos perdido en el camino porque no sabemos hacia dónde nos dirigimos, o hacia dónde deberíamos hacerlo, o cuál fue el punto de partida?

Miramos por encima del hombro a aquellos que profesan una religión, considerándonos superiores, como si hubiéramos avanzado un escalón evolutivo. Porque tener fe en un Dios, o en varios, es signo de debilidad, de obtener respuestas fáciles para preguntas demasiado complejas.

Nos lamentamos del médico que decide dedicar su tiempo, y su vida, a intentar que la sangre vuelva a bombear el corazón desnutrido de África. Porque consideramos que es un talento desperdiciado en un callejón sin salida.

Nos reímos de aquél que considera comer carne una contribución a una cadena marcada por sufrimiento inocente. Porque resulta ingenuo dejar de lado algo que nos gusta para conseguir un fin ya frustrado de antemano.

Y yo, que ni soy religioso, ni médico, ni vegetariano, que, tal vez, solo haya dado medio pasito del largo camino que me aguarda en el horizonte, yo, que probablemente necesite complementar, perfeccionar, y quizás, incluso cambiar de filosofía de vida, tengo un punto claro: el mundo es un lugar inhóspito, y nadie, tiene una vida fácil. ¿Por qué no vivir y dejar vivir, ser luz sin generar oscuridad?

Y así, mientras nos preguntamos que qué hace aquel loco que se encadena a un árbol para evitar que talen un pedacito de pulmón, o debatimos, con profunda argumentación metafísica, sobre la ignominia del hijo de la vecina del quinto que ha decidido luchar por un mundo más diverso, me cuestiono: ¿cómo hemos convertido no creer en dogma de fe?

Anuncios

7 thoughts on “La nueva doctrina de fe

  1. Me encanta tu disertación. Estoy muy de acuerdo contigo. Estamos en una sociedad en que la justicia parece de chiste y juzga más el vecino de turno que el juez. ¿Y qué hay de la lbertad? Nos vanagloriamos que tenemos las más y mejores libertades, pero cada día somos menos libres… 😐 Me has hecho reflexionar… Muy bueno. Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

  2. Qué reflexión más interesante, Juan. Completamente de acuerdo contigo, como dijo el gran maestro Sabina, “las opiniones son como el agujero del culo: todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta”. Que pensemos diferente al resto no quiere decir que esas opiniones sean mejores o peores. Coincido con el comentario anterior, lo más importante es la libertad. Hay que vivir y dejar vivir, opinar y dejar opinar sin censura. Es muy triste haber convertido no creer en un dogma de fe…
    Un abrazo enorme. 🙂

    Le gusta a 1 persona

  3. Fantástica reflexión, Juan.

    “¿Por qué no vivir y dejar vivir, ser luz sin generar oscuridad?”
    “¿cómo hemos convertido no creer en dogma de fe?”

    Cada uno debe poder actuar conforme a los ideales que considere respecto de su vida (siempre que respete a los demás).

    Juzgar a los demás es una patología endémica de nuestra sociedad, a la cual contribuyen la falta de desarrollo de la empatía (la capacidad de ponerse en el lugar del otro, de entender su punto de vista), normalmente causada por falta de cariño durante la infancia, y la tendencia al análisis simple y dicotómico (bueno vs. malo, verdad vs. mentira, blanco o negro) en un mundo realmente complejo y con muchas perspectivas (i.e. realidad poliédrica), normalmente derivada de una falta de desarrollo del pensamiento crítico (y autocrítico).

    Si aprendiésemos a aceptar que cada cuestión tiene muchas caras y que nunca las vemos todas, aprenderíamos a valorar las perspectivas diferentes a las nuestras como formas de ampliar la mirada.

    No quiero decir que todas las opiniones son igual de válidas (relativismo) sino que normalmente todas encierran algo de verdad (multiperspectivismo).

    Le gusta a 1 persona

    1. Totalmente de acuerdo con tu opinión, parece que hemos olvidado que el pilar básico de la evolución de la sociedad lo constituyen las personas que han puesto en entredicho los cánones de su época. Eso es el desarrollo, que una persona con una mentalidad diferente a la tuya te haga reflexionar en base a diferentes puntos de vista. Muchas gracias por tus palabras, un abrazo muuy fuerte. 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s