He sobrevivido

Desde el primer momento en el que me lo propuse tuve muchas dudas sobre mi propia fuerza de voluntad. Sin embargo, lo he logrado. He aguantado 36 horas sin él. No he muerto. Es más, me he sentido muy vivo.

Todo empezó cuando se rompió el equilibrio y la balanza de mi tiempo se decantó por buscar excusas a través de él en lugar de estudiar, a observarle durante horas como si él fuera mi mundo y, en su ausencia, quedara negada mi capacidad humana. Entonces, decidí tomar cartas en el asunto. Parecerá mentira, pero cuando le desbanqué de mi vida el tiempo comenzó a correr más despacio, los minutos parecían que abarcaban horas. Y no precisamente porque sin él todo se convirtiera en vacío. Todo lo contrario. Porque sin él, lo que tardaba veinte minutos en hacer, tardo diez. Porque ya no me suponía una distracción. Ahora el tiempo se ha convertido en una variable que aprovechar.

De repente, empecé a escucharme, a oír las preguntas que llevaban tiempo resonando en mi cabeza, a reflexionar, a responder. Como si él hubiera supuesto una muralla en la que mi vida se paraba cada vez que lo miraba. Algo tan absorbente que todo lo que sucedía a mi alrededor perdía brillo. Lo irónico es, que desconectar de lo que se había convertido en mi universo, ha sido lo que me ha reconectado a todo lo que me rodea, y, por ende, a mí mismo.

Desgraciadamente, he descubierto que también hay vida más allá de ti. Por eso, en una sociedad en la que pasamos contigo una media de cinco horas cada día y te desbloqueamos ochenta y cinco veces, yo he decidido depender menos de ti. Así que, aunque me aportes buenos momentos, mi querido móvil, de vez en cuando, necesitamos darnos un tiempo, porque, en ocasiones, por no ser suficiente, eres demasiado.

Anuncios

11 thoughts on “He sobrevivido

  1. En un principio pensé que era el tabaco, jeje, pero es verdad, el móvil es una adicción más, yo que siempre me he vanagloriado de no tener vicios, hoy me siento casi adicta al dichoso móvil. ¡Quién me lo iba a decir! si nunca me ha gustado hablar por teléfono…
    Muy bueno. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  2. ¡Hola, Juan! 😉
    Antes que nada, muchas gracias por el bellísimo comentario que dejaste en mi blog.
    Creo que todos deberíamos darnos un tiempo con el móvil, como has escrito. Yo hice el Camino de Santiago y la mayor parte del tiempo no tenía wifi para hablar con mis amigos ni conectarme a las redes sociales y lo pasé muy bien, no he muerto ni nada. Desconectarnos de la tecnología ayuda a volver a conectar con uno mismo, tarea que casi nunca hacemos.
    Gracias por hacerme reflexionar y recordar.
    ¡Un abrazo fuerte!

    Le gusta a 1 persona

  3. Y bien cierto que es! Con la cantidad de tiempo que desperdiciamos con el móvil, tendríamos una vida más productiva y, sobre todo, con mayor interrelación con las personas. Yo me estoy quitando, del móvil, del tabaco todavía no. Y te lo digo escribiendo desde el móvil a las 2:50 de la mañana, y mañana es día de escuela. Lo dicho, a desconectar. Besazos!!

    Le gusta a 1 persona

  4. ~…buena reflexión, hace una semana el mío murió; y se siente bien desprender~se… despejar, la mente y ver sin tanto brillo la vida, pero si apreciar su esplendor natural! Gracias por compartir!~

    ~_~.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s