¿Por qué nos cuesta tanto aceptar la realidad?

No vas a ser joven eternamente, no podrás evitar que algunas de las personas que quieres te abandonen, suspenderás en muchos capítulos de tu vida, te romperán el corazón y tendrás que tomar decisiones que no te van a gustar. Así es la vida. Y, a pesar de todo, ¿es evitar ciertas preguntas una manera de enfrentarnos a ella? ¿Podemos superar nuestras dificultades ignorándolas? ¿Es olvidar nuestros errores una forma de hacerlos desaparecer para siempre?

Tenemos que aprender a enfrentarnos a todo aquello que no podemos controlar. Debemos aceptar que hay situaciones que se nos escapan de las manos, que no lo podemos saber todo y que equivocarse, en algunas ocasiones, es imperativo. Hemos intentado protegernos bajo corazas hechas de filtros en Instagram, amigos en Facebook y fotos en Snapchat que no duran más de 24 horas. Como si todo se pudiera borrar con un click de ratónHemos olvidado que para superar todo lo que nos ha causado heridas en la piel, el corazón o el orgullo, no basta con una tirita del Tiger. Hay que tomar conciencia de lo que ha pasado, analizar los hechos e intentar empezar de nuevo. Reaprender a querernos con nuestras imperfecciones, perdonar las ofensas, ayudar a quien nos lo permita y dejarnos ayudar cuando lo necesitemos; reconciliarnos con nosotros mismos, las personas que nos rodean y el destino que nos persigue.

¿Por qué nos cuesta tanto aceptar la realidad? Cuanto antes comencemos el proceso, antes volverá todo a su cauce. ¿Qué nos impide verlo? Tal vez, sea la presión social nuestra principal rémora al cambio, el qué dirán cuando descubran que no somos lo que aparentamos, que cometemos fallos, y que no mostramos todo cuanto sentimos. Pero, ¿qué pasará cuando nos demos cuenta de que nadie es perfecto, aunque se intente? ¿Qué pasará cuando te des cuenta de que ser infeliz, de que no ser tú, de que amoldarnos a lo que se nos impone, no merece la pena?

En mi caso, hace tiempo que dejé de intentar estar a la altura de lo que opinen los demás, hace tiempo que decidí que soy yo quien tiene que elegir qué debo cambiar para que los engranajes cobren sentido y mi reloj marque la hora correcta, hace tiempo que empecé a intentar ser la mejor versión de mí mismo a mi manera, hace tiempo que comprendí que fallar no nos convierte en defectuosos, hace tiempo que comprendí que equivocarnos, tan sólo, nos hace reales.

Solo hay una manera para evitar las críticas: no hacer nada, no decir nada y no ser nadie. (Aristóteles)

Anuncios

15 thoughts on “¿Por qué nos cuesta tanto aceptar la realidad?

  1. Siempre lo digo, Messi es mejor que yo jugando a fútbol, entre muchas otras cosas, porque ha fallado muchos mas goles que yo. Fallar nos hace crecer, nos hace ser mejores mañanas. No mejores que nadie, mejores que nosotros mismos. Por ejemplo, yo sé que has tenido que escribir muchos textos malos en tu vida, para llegar a escribir este. 😊

    Le gusta a 1 persona

  2. ¡Un post con un mensaje maravilloso! Necesitaba escuchar (leer) estas palabras que de verdad nos reconcilian con la vida. ¿Me permitirías rebloguear esta entrada en mi blog? Naturalmente dándote el crédito que corresponde. Ha sido muy grato y también sanador visitar tu espacio. ¡Gracias!

    Le gusta a 1 persona

  3. Buenas tardes Juan, ¿qué puedo decir ante este, tu magistral post? Que estoy totalmente de acuerdo contigo. Que las redes sociales son geniales para interactuar y aprender unos de otros, pero a su vez muestran una parte nuestra que no es real y tendemos a extrapolarlo a nuestra vida y ahí es donde nos frustra encontrarnos con esta imperfecta realidad y con nuestras imperfectas vidas. Gracias por compartirlo de una manera tan sutil. ¡A partir de ahora, no me pierdo tu blog! 😉

    Le gusta a 1 persona

  4. Excelente reflexión, es verdad que el llegar a ser la mejor versión de nosotros mismos debe ser a nuestra propia y muy personal manera, no a la de los demás.
    Gracias por compartir, iba a poner un comentario en Álamos al Viento, pero se atoró y ya no pude hacerlo.
    Te sigo, me encanta tu blog.
    Abrazo de luz

    Le gusta a 1 persona

  5. Touché, Juan. Creo que la frase de Aristóteles que dejaste al final resume muy bien lo que has querido transmitir con el post, pero yo te dejo otra que me has hecho recordar: “A la cima no se llega superando a los demás, sino superándose a sí mismo”. Sí, parece la típica frase cliché de autoayuda, pero no deja de ser cierta. Debemos ir actualizándonos continuamente, porque la versión de nosotros mismos nunca va a estar acabada.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s